Subir










Welcome

Previamente Roar Out Louder!


Blog personal de una veinteañera cuya sangre es 40% té y 60% mocha.
よろしくお願いします★





Cambios cambios martes, 6 de diciembre de 2016 | 3:00 p. m. | 2 comments
 Tranquila
 ~
 O no pasa nada nunca o pasa todo de una (?)
 Online
¡No estoy muerta! Muy por el contrario ahahah xD 
No han pasado tantas cosas per se desde la última vez que actualicé, pero sí un par y vengo a contarlas, retomando la regularidad de mi blog ( ∩ˇωˇ∩)
Mayormente he estado más ocupada con Skippy, es básicamente lo único que he hecho en general, además de conseguir trabajo y dejarlo porque era una porquería (?)
Justamente la anécdota del trabajo es la que más vengo a comentar, honestamente había comenzado a hacer esta entrada el día en que me llamaron confirmándome que había pasado las entrevistas, luego dicho trabajo me mantuvo muy cansada y nunca más terminé la entrada (?) Todo pasó muy rápido también *le pegan*
Estuve mandando por ZonaJobs aplicaciones para todo tipo de trabajos que no necesitaban una carrera en específico, ya que obviamente no tengo una carrera universitaria (el año que viene en febrero empiezan las inscripciones para Edición yeeeeey). Envié para asesora de belleza en farmacias (?), para ventas en locales (Isadora y Todo Moda nada más, la verdad), y para call centers. Sí, call center yo, la persona que no puede llamar a pedir una pizza sin respirar profundo y ensayar mil veces lo que voy a decir. Exacto.

Eso fue un domingo a la madrugada, y ya el lunes mismo a la mañana me llamaron de un call center, Taskphone, para tener una entrevista al dia siguiente. AL DÍA SIGUIENTE (||OдO||). Yo en mi vida había ido a una entrevista de trabajo y ni siquiera tenía ropa formal para ponerme porque soy una impresentable que solo se compra Converse y camisetas (?) *le pegan* En fin, que usé una falda tubo que era de mi mamá y una blusa blanca con sandalias y todo estuvo bien... de hecho, al llegar a la entrevista, era grupal y las otras chicas estaban super casuales, e incluso la mujer de RRHH estaba super normal ahahah 
Pasé a la segunda entrevista sin siquiera saber cómo, me dijeron que ni se notaba que era mi primer entrevista y que no lucía nerviosa, lo cual fue agradable ya que mentalmente de fondo yo estaba gritando del susto de manera perpetua (?) *le pegan* En fin, que me avisan que quedé para un curso pre-selectivo, donde nos enseñarían sobre el producto y cómo manejarse y demás. La compañía trabajaba con distintas tarjetas y aseguradoras, mayormente se tenía que llamar para vender seguros o donaciones a caridades. 
Después de la semana de la preselección, que honestamente pensé que no iba a quedar luego del roleplay final, me avisaron que pasé para que me hicieran los análisis médicos al día siguiente. Era, por así decirlo, "la última barrera" (?)  
Con 8 horas de ayuno encima me levanté a las 4 de la mañana para poder viajar a tiempo, ya que el lugar donde tenía que hacer todo era en Capital (coincidentemente por la zona del IUNA, así que supe muy bien cómo ir, bless). Morí de hambre, me pincharon mi brazo a cambio de un miserable caramelo duro de ananá, me hicieron varias pruebas donde vi que a) sigo ciega con mis lentes b) estoy gorda (ya sabía) y c) al fin supe cómo es una audiometría. Ese día con algunos de los chicos del curso (la verdad eramos todos jóvenes) fuimos a Starbucks because HAMBRE (❀」╹□╹)」*・
El lunes siguiente, cumpliendo un mes entero de entrevistas, clases y trámites, me llamaron para informarme que quedé en el puesto de trabajo, iba a estar en la campaña de cierta tarjeta vendiendo seguros de vida con el combo de bolso protegido, en la sede donde hice todo (las otras dos estaban muy cerca igual, por suerte). Quedé junto a una chica, Karen, mientras que los otros quedaron en otras campañas y sedes. Al mismísimo día siguiente, martes, comenzamos la capacitación que fueron dos días donde vimos a otras chicas en línea y nos enseñaron sobre el sistema, cómo manejarlo, dónde iba qué cosa, y demás.
Ya el jueves de esa semana entramos en línea nosotros, yo prácticamente hiperventilando y con mi script frente a mí en el escritorio. Hice dos ventas ese día, y así continué por unos días, ya al segundo día regresando a casa con dolor de cabeza y una fea sensación en el estómago. Porque, vamos, básicamente engañaba a las personas. No es que le mintiera en el costo pero, por ejemplo, cuando anunciaba bolso protegido tenía que decir "Cuenta con un respaldo de hasta $15.200 por robo o hurto en la vía pública, de los cuales $14.000 también recibe la familia en caso de que usted fallezca en el asalto" Normalmente se interpreta que te darán 15200 si te roban, ¿cierto? No, te dan 1200 como máximo. En las guías de producto que nos dieron viene detallado, y creo que te aseguran hasta 700... Una estafa, bah. Cosas así, pequeñas pero irritantes, que la verdad no me gustaban. Tenía que llamar en tres días distintos a una persona antes de poder marcar el contacto como ilocalizable (en total son seis llamados, tres por cada turno), y si al llamar alguien me decía que no estaba interesado, tenía que insistir al menos tres veces también para preguntar por qué a ver si podía hacer cambiar de idea a la persona. También estaba lo del precio que debía abonar la persona por el seguro, que las supervisoras nos dijeron que eran "fijos y finales por un año", pero una compañera me admitió que no es así.
Más allá de cómo tenía la moral por lo que estaba haciendo, nos habían dicho al entrar que, al ser nuevas (contrato fijo de tres meses, con opción a renovación), se nos exigía solo una venta al día en el primer mes, en lugar de las cuatro diarias normales. Al tercer día de trabajo ya estaba la supervisora apresurando a todos a que se hicieran al menos dos ventas por cada persona antes del break. Nosotras, las chicas nuevas, Karen y yo, incluídas. Ya nos pedían las cuatro ventas diarias para estar "en verde". Algo de 80 ventas mensuales, de las cuales sí o sí 20 deben ser referidos (le vendes a un conocido de alguien a quien le vendiste, o haces que ese alguien compre un seguro para ellos y otro para un conocido) y así. De lo contrario, no te pagan las comisiones de tus ventas, además de naturalmente, regañarte echándote una bronca por no haber logrado el objetivo.
En fin, que aprecié más mi salud mental que el salario mínimo y terminé por enviar mi telegrama de renuncia. Y sé que no pensaban pagarme la semana que trabajé antes del cierre del mes.
En todo caso, puedo sacar varias cosas buenas de la experiencia, no solo me tomaron en mi primer entrevista de trabajo sino que ahora tengo un conocimiento sobre seguros (¿para qué? no sé, para algo servirá en el futuro), cómo funciona un call center, y más importante, que no quiero volver a uno.

Etiquetas: ,